• PASTRANA. EN EL NOMBRE DE LA GUERRA SUCIA

    MEMORIAS DEL GUARDIA CIVIL QUE SE INFILTRÓ EN ETA Y FUE TESTIGO DEL GAL Y EL 23-

    PASTRANA GRIÑÁN, MANUEL / VIDAL FERNÁNDEZ DE CASTRO, JOAQUÍN La Esfera De Los Libros Ref. Interna 9999903165514 Articulo 0,00 €
    Ver otros productos de la misma colección Ver otros productos del mismo autor
    «Me llamo Manuel Pastrana y soy subteniente de la Guardia Civil. He estado infiltrado en ETA dos años y he sido el tipo que más información ha manejado sobre la organización. He mandado en el GAL y participado en el 23-F, entre otras muchas misiones del servicio. Me han disparado y he disparado, per...
    Ancho: 160 cm Largo: 240 cm Peso: 250 gr
    Disponible
    17,00 € 13,60 € 20%
  • Descripción

    • I.S.B.N/ Ref. Estantería : 9788491643425 / 9806
    • Encuadernación : TAPA BLANDA CON SOLAPA
    • Estado de conservación : EN PERFECTO ESTADO
    • Año de edición : 2018
    • Idioma de publicación : Español, Castellano
    • Autores : PASTRANA GRIÑÁN, MANUEL / VIDAL FERNÁNDEZ DE CASTRO, JOAQUÍN
    • Número de páginas : 304
    • Colección : BIOGRAFÍAS Y MEMORIAS
    «Me llamo Manuel Pastrana y soy subteniente de la Guardia Civil. He estado infiltrado en ETA dos años y he sido el tipo que más información ha manejado sobre la organización. He mandado en el GAL y participado en el 23-F, entre otras muchas misiones del servicio. Me han disparado y he disparado, pero no he matado. Sí he prendido fuego, preparado bombas, huido, engañado y manejado mucho dinero. He decidido contar las cosas hoy, cuando la memoria sigue siendo mía». Un guardia civil que casi nunca ha llevado uniforme, con melena hasta los hombros y pantalones vaqueros de campana. Quien a los diez años tenía que cuidar de los cerdos de su casa y a los doce era peón de albañil, recibió el destino en un puesto de «castigo» en el sitio más peligroso del País Vasco en los años de plomo, como quien recibe un premio. Y así empezó todo. A partir de ahí, vivió duros años infiltrado en ETA, en una guerra sucia que libró porque «alguien tenía que hacerlo». Guardó kilos de goma-2 en su domicilio; fue amigo de Paesa, con quien había participado en Sokoa; testigo de la huida de Luis Roldán; compañero de Tejero cuando el 23-F; controló tres grupos del GAL en diferentes etapas... Las memorias de una vida que, por momentos, parece una fantasía. Aunque la mayor parte de ella ha estado en el ojo del huracán.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto